18 sept. 2009

Plastilina para el cuerpo

Saludos cordiales pitotiesamente, hoy vuelvo a martirizaros y molestaros con otra de estas mierdas que tan poco agradan, aunque a mi me guste que no os guste. Hoy huele mal, creo que soy yo, que no me he duchado, pero aun con esas, huele mal.

Vengo a hablaros yogurines, de la plastilina. Bueno no exactamente. Y es que comer plastilina está bien, cosa que entenderéis al final del artículo. Posiblemente os siente mal la primera parte que os comáis pero es acostumbraros. Comprarosla industrial que es mas aceitosa.

Vengo a hablaros de la inteligencia. Lo primero que os digo para abrir boca es que no se come.

Bien, ¿que es la Inteligencia? os preguntaréis, pues no es mas que una invención. La Inteligencia la inventaron los Turcos hace muchos años como escusa para los errores que tenían. Por ejemplo, llegaba un turco así horondo y castizo con sus tres hijos medio tonticos y se quedaba mirando una de esas tiendas turcas de la época, con una ganga enorme "Compre su nuevo traje de submarinista". El hombre muy sorprendido lo compraba. Días despues se quedaba perplejo al descubrir que le habían engañado (todo el mundo sabe que los turcos en esa época no usaban trajes de submarinistas, estaban ya obsoletos). Total que como escusa decía "Es que el que me lo vendió era muy inteligente".

Pero entonces ¿como pensamos?, os diréis, pues muy fácil. Usamos un pequeño parásito que se va moviendo por todo el cuerpo durante nuestra vida. Este parásito no tiene nombre ya que es muy tímido y no nos lo ha dicho nunca, pero existe y está ahí. Le llamaremos "Inteligencia" para asociarlo, aunque lo mismo no le gusta el nombre. La cosa es que el parásito se alimenta de roña y a cambio nos da lo que nosotros conocemos como inteligencia. Según estudios (uno en concreto, hecho por mi el otro día mientras almorzaba) está compuesto por 36% Proteinas, 23% Amonio, 17% Perejil, 12% Mercurio, 12% Mithril y 2% Tungsteno. Es mamifero y se reproduce a traves de nuestro miembros reproductor (coño y polla respectivamente, no a la vez) y no tiene por que coincidir su sexo con el nuestro. Es por eso que existen la homosexualidad, no es ninguna enfermedad, es simplemente una confusión por parte del parásito.

Se ha estudiado tanto la Inteligencia que se me llena la boca de datos y no puedo escribirlos, pero es cierto que este mamífero con forma de llave inglesa lleva con nosotros desde que un día se presentó ante un mono y le dijo "Te parasito" a lo que contestó "Venga, vale". La única forma de desacerse de él es buscarlo por el cuerpo y extirparlo, pero es casi imposible ya que nunca está en el mismo sitio. Si consigues sacarlo lo único que conseguiras es que te convenza de que lo vuelvas a poner en su sitio.

Y el cerebro que es entonces, pues tan fácil respuesta tiene esta cuestión como, Casa de Vacaciones de la Inteligencia. Aquí es donde tiene su residencia de vacaciones (unas 6 milésimas de segundo de cada 7000) nuestro parásito.

Bueno y ¿qué tiene que ver entonces la plastilina con este parásito?. Pues nada.

Así pues es como funcionamos los humanos, tan simple y fácil de explicar como esto

Y con esto y un bizcocho, por el culo te la hinco.

Hacer caso a tu parásito, mal
Comer plastilina, bien

Chupar pilas, mejor

1 comentario:

Erizio dijo...

esperado final, nada que envidiar al Sexto Sentido (aunque probablemente ese parásito pueda funcionar como sexto sentido). Lo que no comprendo es por qué tan poco tungsteno,y sobre todo, por qué no hay amianto.

---------- CC -----------

Creative Commons License Esta cosica está bajo una licencia de Creative Commons.