5 sept. 2009

Guía de supervivencia: Vida en la calle I

Hoy voy a hablaros de algo que posiblemente todo el mundo debería de conocer. La vida en la calle. Ya sea por disfrute propio o por culpa de que la cría de topillos asesinos estropea tus campos, en algún momento de vuestras penosas y patéticas vidas os véis obligados a sobrevivir al amparo de las calles. Partiremos de la base de que no conoceis nada de esta especialidad científica.

Tendremos varias opciones principales una vez que nos veamos llevados a esta situación. La primera y fundamental es dar pena a algún conocido, ya sea familiar o amigo que pueda alojar durante un periodo largo (de aproximadamente 15 años) en su casa. Esta sería una solución bastante buena, pero no suele funcionar, la caridad es algo que ya no está bien vista. Una segunda opción será la de vivir en la calle. Y la última y tercera, cometer un delito lo suficientemente grave como para que la condena en una cárcel sea muy larga (por ejemplo, ponerse en calzoncillos y con una M4 delante del palacio de alguna embajada quemando la bandera del país en cuestión y denigrando su himno con algún tipo de canción inventada). La primera opción la vamos a descartar y quizás sea dejada para otra guía, la tercera es solo un modo de llamar la atención y no es para valientes. Comencemos pues, lo primero que tienes que hacer, es acudir al gremio de vagabundos, informate bien de donde se encuentra y habla con su presidente. Una vez te de las pautas de comportamiento y normas, le preguntas lugares que todavía no esten cogidos. Suponiendo que sea una ciudad grande, te tocará como buen novato que eres, una zona mal situada y lejos del metro o incomunicada, pero tranquilo poco a poco ascenderás, no desesperes.

Una vez conocido tu sitio, busca un medio de transporte para ir cargando tu equipaje ya que normalmente no estarás en un mismo banco (doble concepto aceptado) todos los días. Lo arquetípico es llevar un carro de la compra, pero te animamos a que seas original y busques un nuevo medio (varios patinetes unidos, una mula, un toro mecánico). Después de esto te toca buscar algo de ropa. Conforme vayas encontrandola, te la pones, mejor dejar espacio en tu equipaje para cosas mas importantes como chatarra, tus planes de conquista o gatos. En el caso de que haga mucho calor y tus capas de ropa sean un problema, quitatelas todas y ve desnudo mientras haga calor. Si la gente con dinero puede renovar vestuario ¿porqué tu no?.

Una vez tengas ropa, ya podrás ir haciendo colección de basura y trastos útiles (no sabes cuando tu colección de taperwares rotos y mohosos puede ser usada de fortín contra la lluvia). El tema de la alimentación no es tan procupante. Busca una tienda de alimentación cualquiera por tu zona y ve puntualmente un rato después de cerrar para buscar comida y otros enseres para el día siguiente. Si eres muy fino, usa guantes. El tema de donde dormir puede ser quizás lo que mas te tendrás que currar. Si hay cerca algún tipo de cementerio de coches o algo por el estilo, eres un afortunado, esos coches rotos tienen una comodidad enorme. Si no es el caso, tendrás que haberte creado una cama plegable (se original, caza un oso u otro animal salvaje y hazte una funda con él, si tienes miedo usa tus tappers) y que sea de rápido desplegue, en apenas 1 minuto como máximo tienes que poder hacerla y deshacerla. Podrás dormir en cualquier sitio con ella, yo optaría por algo morboso, delante del palacio de congresos por ejemplo.

Y para ir terminando decir que debes de crear tu propia arma casera, una pistola de pepinillos, un lanzallamas casero, tu propia katana forjada con tapperwares o cualquier cosa. Un mundo infinito se abre delante tuya, en ese contenedor.

3 comentarios:

Guybrush dijo...

Joder, es una de las entradas más referenciales que he leído ever. Buenísimo.

SUPERJUDÍO AL RESC-ATAQUE.

Lord Balin dijo...

Buenísimo. Zombies: Guía de Supervivencia no tiene nada que envidiarte. Espero ya el Chapter II!

Kunzahe dijo...

Epiquísimo

---------- CC -----------

Creative Commons License Esta cosica está bajo una licencia de Creative Commons.