25 ene. 2009

Frustrada reagrupación de la humanidad

Como hurón por naturaleza que soy debido a genes directos de la hormiga galopante, de nuevo he probado un juego en casa ajena. Otra vez se trata de un shot'em up para consola, si, soy masoquista. Empezaré hablando de su predecesor, la humanidad se ve atacada por una raza del extrarradio que ataca al mundo por su propia culpa. Que original. En esta segunda parte, la cosa cambia algo, ya que la humanidad va a morir y no les queda mas que a un negro jugador de rugbi, un malo con tatuajes, un gordacas, el tio duro con cicatrices, el cowboy de la taladradora y alguno mas. Gears of War II.

Como siempre, la humanidad se ve acosada por una raza que quiere candela, aunque por culpa nuestra claro. Total que unos tíos que parecen orcos pero que son tan o mas inteligentes que nosotros nos están dando por el agujero de atrás sin ningún tipo de miramiento. La última salida es la de luchar y acabar con el problema de raiz. Tu estarás en el papel de uno de los veteranos Gears, o mazados en armadura y sin casco. Esto del casco será importante, es un factor clave del juego. El juego empieza en una zona llena de pifostios, en plena guerra vamos y vas avanzando con la intención de acabar con los orcos estos, sobre todo con una supuesta fuente debajo de tierra, ¿no eran extranjeros?, bueno que tras escaramuzas varias pisando el suelo, pasas a un plan para acabar con todo y te hundes bajo tierra para buscar el problema, pero te topas con uno mas grande, del tamaño de gusano de Dune (¿por que en cualquier cosa de ciencia ficción hay un gusano gigante igual que el de Dune?, debe vender). Acabas dentro suyo y a kilometros del problema. Llegas a un punto donde se llega a convertir en un survival horror aunque con armas tan destructivas que resulta ridículo.

El juego gráficamente es bastante expectacular matrícula de honor diría yo y la IA es bastante, por no decir muy, buena. Te flanquean, se cubren, vamos que parecen casi jugadores. La historia es bastante loca y caótica, pero dentro de lo malo no está mal. Realmente no es un juego tan corto como prodría parecer, aunque tampoco es un juego como otros con los que te das cuenta de que te habría salido mas rentable verte unas películas a jugar. El juego en definitiva es un buen juego, sin grandes innovaciones que no hiciese la primera como la implementación de la cobertura en el sistema, tan importante para sobrevivir. Por suerte no han jodido un título, simplemente es una segunda parte digna de su padre pero nada mas.

Divertíos chicos matando bicharracos que amenazan la humanidad.

Nota

Orcos malosos: 9
Brillitos y Efectos especiales: 8
Historia: prefiero el canal
Armas: sobrenaturales
Longitud: ¡hay tonto, no preguntes esas cosas!

Especificaciones técnicas

Jugar borracho

"Si fuese un extraterreste me pegaría con el resto de razas alienígenas por la tierra" por Stephen H. Hawking

2 comentarios:

Erizio dijo...

No hay nada mejor que destruir hordas de orcos y trolls espaciales, utilizando a unos tipos hipermusculados que utilizan las armas más bastas que te puedas imaginar, que hasta tienen una motosierra para distancias cortas XDDD.

Los gusanos gigantes, al igual que las espadas flamígeras, son un gran aliciente siempre.

Guybrush dijo...

Qué filogay...

---------- CC -----------

Creative Commons License Esta cosica está bajo una licencia de Creative Commons.